Boletín N. 2451

Por unanimidad, con 440 votos a favor, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó el dictamen que modifica la Ley General de Salud para crear el Registro Nacional de Cáncer.

 

Dicho registro tendrá una base poblacional que se integrará con información proveniente del Sistema Nacional de Información Básica en materia de salud y contará con los datos generales del paciente y demográfica.

 

Asimismo, lo relacionado a la situación médica, como información del tumor, fecha de diagnóstico, localización anatómica, incidencia, estado de la enfermedad, histología del tumor primario y su comportamiento, tratamiento aplicado, curación y supervivencia.

 

De igual forma, la fuente de información utilizada para cada modalidad de diagnóstico y tratamiento y aquella otra adicional que determine la Secretaría de Salud.

 

Al fundamentar el dictamen, el diputado Octavio Íñiguez Mejía, presidente de la Comisión de Salud, indicó que al crearse el Registro Nacional de Cáncer, las instituciones de salud podrán promover una campaña de prevención, brindar atención oportuna y dar seguimiento a quienes lo padecen.

 

Reconoció el trabajo de la diputada Sylvana Beltrones Sánchez (PRI), proponente de la iniciativa, al impulsar reformas en favor de quienes padecen algún tipo de cáncer, enfermedad que, “de acuerdo con la Secretaría de Salud, generó la muerte de 79 mil personas tan solo en 2012”.

 

Iñiguez Mejía destacó que la leucemia ocupa la primera causa de mortalidad en la población infantil y juvenil con 2 mil 150 casos, la mayor parte de ellos, menores de 19 años de edad.

 

“Desgraciadamente, cada cuatro horas muere un niño por esta causa. La tasa más alta de letalidad en los hospitales es del sexo femenino de entre 15 y 19 años; en segundo lugar están los de cinco a 14 años”.

 

En tribuna, el legislador comentó que anualmente se registran en México entre cinco y seis mil nuevos casos de cáncer en menores, cuyo tratamiento oscila entre 150 y 200 mil pesos anuales. “El 70 por ciento de los casos son curables, si se detectan a tiempo y además, se les brinda un tratamiento adecuado”.

 

Al fijar el posicionamiento de su grupo parlamentario, la diputada Sylvana Beltrones Sánchez, del PRI, resaltó que el Registro Nacional de Cáncer, con Base Poblacional, es un esfuerzo para atender a personas que padecen la enfermedad, misma que es ya un problema de salud pública por las muertes que genera y por el costo no solo económico, sino emocional tanto de pacientes como de quienes los rodean.

 

“Desde 1982 se hablaba de la importancia de contar con un registro de este tipo. Hoy ponemos a México al día, ya que es de los pocos países en América que no cuentan con un instrumento que es reconocido internacionalmente para la planificación y valuación de los programas de control de cáncer”.

 

La diputada Teresa Lizárraga Figueroa, del PAN, mencionó que el cáncer es la tercera causa de muerte después de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. “Algunas estimaciones señalan que cada año se suman más de 128 mil casos nuevos, aunque la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer eleva esta cifra hasta los 140 mil”.

 

La mayoría de los tipos de cáncer son curables o tratables si se detectan a tiempo; sin embargo, el 60 por ciento de los casos se diagnostican en etapas avanzadas, de ahí que contar con la información, permitirá a futuro controlar el cáncer, lo que no implica su erradicación, pero sí una disminución de los casos.

 

El diputado Guadalupe Hernández Alcalá, del PRD, se pronunció en favor del dictamen e hizo votos para que la reforma dé un giro en torno a la atención del cáncer, padecimiento que cada año provoca 120 mil muertes. “Es decir, 333 decesos por día; 14 cada hora”.

 

Se pronunció en favor de que el Pleno de los Diputados se sume a la exigencia de la Comisión de Salud para que el recorte presupuestal del que está siendo objeto el sector salud no sea efectivo y “se ayude a recuperar los recursos para beneficio de las y los mexicanos”.

 

José Refugio Sandoval Rodríguez (PVEM) dijo coincidir en la necesidad de establecer en la Ley General de Salud, el Registro Nacional de Cáncer para garantizar la obligatoriedad de la Secretaría del ramo y homogeneizar la información con la que se cuenta en torno a esta enfermedad.

 

Reconoció la transcendencia de la propuesta e hizo hincapié en la urgencia de establecer un registro diferenciado para los casos de cáncer de niños y de adolescentes. “La justificación radica en las diferencias existentes”.

 

Delfina Gómez Álvarez (Morena) refirió que a pesar de que el cáncer es la tercera causa de mortalidad en México, no existe un registro nacional de casos. “Los oncólogos solo cuentan con datos aislados sobre la problemática de alrededor de 100 tipos de tumores malignos y se carece de un programa nacional de atención a la enfermedad”.

 

El registro sistémico de los enfermos de cáncer resulta indispensable para la evaluación epidemiológica de esta enfermedad, y permitirá identificar grupos de población con mayor número de casos y algunas de las variedades asociadas a exposiciones específicas.

 

Rosa Alba Ramírez Nachis, de Movimiento Ciudadano, indicó que la reforma en materia de Registro Nacional de Cáncer es urgente y necesaria, porque es la única manera para conocer el número real de esta enfermedad que en los últimos años ha generado el aumento de muertes.

 

“Si no estamos atentos a la afectación de la salud del pueblo mexicano, estaremos condenados a tener una incidencia mayor y a pasar por un subregistro y un desconocimiento de ese asesino tan atroz”, mencionó.

 

La diputada Karina Sánchez Ruiz (NA) se pronunció a favor del dictamen y consideró que la medida es por demás oportuna, ya que permitirá comparar e interpretar la incidencia del cáncer en la población, a fin de fundamentar las acciones tendentes a su reducción.

 

“La comprensión de las variaciones geográficas permitirá conocer las causas, casos nuevos y estimación de supervivencia, además de evaluar y mejorar la calidad del diagnóstico y el tratamiento, cuidados paliativos y rehabilitación a sobrevivientes”, concluyó.

 

Se turnó al Senado de la República para su trámite constitucional.

Vía Cámara de diputados